Clínica Saludable - Expert Medical Group | Cuello y Escote
17859
page,page-id-17859,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Cuello y Escote

cuelloToxina Botulínica- Radiesse- Hialuronico

El cuello y el escote son zonas frágiles de nuestro cuerpo, que al tener pocas glándulas sebáceas, tienden a secarse y a arrugarse con facilidad, debido a la conformación anatómica son las mujeres las mas expuestas a este problema.

Muchas mujeres buscan mejorar la apariencia no solo de su rostro, su preocupación se extiende al cuello y al escote esto es un verdadero reto ya que la cirugía no logra buenos resultados en esta zona.

Las manchas son los primeros indicios de que el escote esta comenzando con el envejecimiento. Las manchas primero parecen pecas , pero año a año se van uniendo y haciend0 cada vez mayores.

Las mujeres desean lucir un buen escote y esto no siempre depende del tamaño del busto, sino también del aspecto de la piel y su firmeza. Conocer los deseos y necesidades de los clientes ayuda a proponerles nuevos tratamientos, productos y servicios.

Las mayoría de las consultas son de Mujeres maduras o aquellas muy jóvenes que han abusado del sol y que presentan un foto-envejecimiento que no parece seguir el mismo camino que otras zonas de su cuerpo. Nuestro trabajo especialmente indicado para combatir las pieles envejecidas, con flacidez, desnutridas, pieles grasas y poros dilatados. Mejoramos la hidratación, la regeneración, reafirmación y relleno de la piel.

El envejecimiento del escote no solo aparece con la edad la laxitud de los tejidos, las manchas, las arrugas y la deshidratación surgen después de épocas de estrés o de cambios hormonales, por ejemplo durante el embarazo y después de la lactancia.

Las variaciones de peso que sufren las mujeres después de estos períodos conlleva la pérdida de flexibilidad de los tejidos que conforman el busto. Cierto es que también los malos hábitos como la falta de ejercicio físico o tonificación de la zona, unido a la ausencia de hidratación del pecho pueden desembocar en tejidos excesivamente relajados que han perdido su firmeza inicial.